sábado, 3 de septiembre de 2011

El sabor de las palabras


(Entrada dedicada a Xisco Mingorance, por descubrirme la versión de Manel del "No t'enyoro" de Els Pets).


 Parecería que no hay nada más tajante y definitivo que un no pero todos sabemos que, cuando eramos pequeños, en boca de nuestra madre, un no podía saber a "quizás" y un "ya hablaremos" al no más tajante jamás oído.

 Las palabras no son solo lo que significan, son el contexto, el tono, el gesto, la mirada que las acompañan... esas cosas son la sal y la pimienta que hacen que algo que por sí solo debería saber a esperanza pueda llegar a sonar como profunda depresión o pueden convertir el negro en el color de la alegría.

 Esa paradoja, esa contradicción, me parece mágica.

 Como "No hago otra cosa que olvidarte" significa que me es imposible hacerlo:








Como "No te añoro" puede significar me muero por ti:








Cómo un "no puedo más" gritado entre gemidos puede significar "no pares, por tu madre".

Como con esta re-entrada del blog os digo que estoy mejor, que vuelve el Sixto que conociáis, que mi sonrisa vuelve a ser amplia, que veo luz al final del túnel... aunque vosotros sabréis a qué os saben esas palabras.



11 comentarios:

  1. Bienvenido de nuevo, me alegro muchísimo de volver a saber de ti...

    ResponderEliminar
  2. Ojalá hubiera un botón de "me gusta"

    ResponderEliminar
  3. a mi me saben a poco. Bienvenido de nuevo a la blogoesfera (que palabro más ridículo)

    ResponderEliminar
  4. Que bien te sienta retozar por el barro

    ResponderEliminar
  5. Por fin, t´anyorava

    ResponderEliminar
  6. Bien Sixto, me alegro verte ayer. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias amigos, he vuelto a hacer otra intentona de volver, a ver si soy más regular...

    ResponderEliminar