miércoles, 3 de agosto de 2016

La paciente inglesa



No fue en un avión, ni en el desierto, fue en mi hospital, ayer.

Dos días antes habíamos hablado de que el idioma inglés te permite decir "Te quiero" sin que tu interlocutor se asuste. Puedes decir que quieres a alguien sea de la forma que sea, poco o mucho, solo un cariño o una estima, o sencillamente en respuesta a la sensación alegre que te causa un cumplido o un chiste, en cualquier caso puedes, sin problemas, decir ailofyu.

(...)

-Do you want me to put you some medicine so you'll feel well.
-Yes, please.
-If I do that you'll surely fall asleep.
-Ok.
-You understand what that means, don't you.
-Yes doctor.

Le dije a la enfermera que preparase el bolo inicial para la sedación, no hubo más palabras, bueno sí, una más, mientras se le cerraban los ojos por el rápido efecto de la medicación me miró y susurró: "Grasias".

Antes de acabar mi jornada laboral pasé por su habitación a despedirme. Dormía, claro. Le acaricié el pelo, lloré, y me despedí: "I love you, my english patient".

2 comentarios:

  1. Jolins Sixto..., cuanta intensidad, "sensibilidad y humanidad" en estado puro..., asignatura obligatoria en las Facultades de Medicina y, ¿por qué no?, también fuera de ellas...

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo que cuando vi esta peli hablando contigo de ella critiqué la falta de realismo de la parte de Juliette Binoche (una tarde en casa de T.T.) y me echaste en cara con razón (me di cuenta con el tiempo) mi crítica, y añadiste: sólo la escena del vuelo (el primero) de ambos sobre el desierto justifica toda la película.
    Elena G.M.

    ResponderEliminar